martes, 31 de diciembre de 2013

dos copas

He pasado los últimos días de este año funesto -ahora agonizante- en buena compañía, la de los versos de Joan Margarit, impensado compañero de lengua estimada y de infortunio. Se pierde la señal es el título que ha dado a estos poemas su autor, un hombre que se confiesa, además de brusco y fiel, agradecido.
Margarit ha escrito un epílogo breve, tanto que ni siquiera alcanza las tres páginas. Le sobran para hacerme un regalo de humildad y sabiduría, para enseñarnos que lo que se recuerda, aunque no sea cierto, es, en cambio, la verdad.Y la verdad es el objetivo profundo de la poesía.
Para decir, él un maestro, que la poesía es una herramienta para gestionar el dolor y la felicidad y, sobre todo, sus vertientes ya domésticas, la tristeza y la alegría.
Una gestión de la que depende lo que se guarda de la vida pasada.


BRINDIS

Més junts dels que ningú no sabrà mai,
alcem les dues copes.
Veiem la nostra llum, cadascú als ulls de l'altre.
Un home i una dona, en un instant,
poden equivocarse.
però l'instant no tornarà mai més.


Tan juntos como nadie sabrá nunca,
alzamos las dos copas.
En los ojos del otro, cada uno
ve nuestra luz.
Un hombre, una mujer, en un instante,
pueden equivocarse.
Pero el instante nunca volverá.

lunes, 30 de diciembre de 2013

demora

Me demoro en sus manos,
elocuencia fugaz del mediodía.

Soy de verdad, le digo luego.
De carne y palabras.
Sobre todo
de palabras.
Que duelen,
como los huesos.

viernes, 27 de diciembre de 2013

frío

no sé
-si tu voz o tus ojos-
qué echo más de menos
cuando el frío
se adueña de mis manos

o ese gesto
tan tuyo
en que eres alegría
en mi recuerdo

la sola,
mi única alegría

contra el tiempo

martes, 10 de diciembre de 2013

nativo con causa


 Se cruzan hoy el adiós a Mandela -uno de los imprecindibles- y el aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos. Y escucho de fondo las palabras de cariño y de reconocimiento de su pueblo.
Madiba se alzó contra la ignominia. Tomó partido, y pagó con largos años de cárcel. Su sueño, el de tantos (y tantas) que encuentran su fuerza en la causa de la libertad, la igualdad y la dignidad de todas las personas.
Un fantasma que desbordó las fronteras de Europa y anidó en el corazón y en la cabeza de hombres y mujeres de toda condición, y se hizo así de todos los colores.
También negro, el color de los que fueron esclavos. El de Martin Luther King, aquel que murió asesinado por confesar su sueño. El de Mandela, que los sembró y los vió crecer.
Tenían razón los que advertían del peligro de los nativos. Sobre todo, de los nativos con causa.


lunes, 9 de diciembre de 2013

primarias

Son elecciones: una mujer/un hombre, un voto. En las que todos los votos valen y cuentan (y valen, ciertamente, lo mismo).
Sin entrar en polémica con nadie -sobre todo con aquellos que siguen creyendo que los partidos políticos son cosa exclusiva de sus afiliados-, sostengo que cuanto más abierta sea una organización y más sean los llamados a tomar decisiones, menor el riesgo de su oligarquización, sectarismo, corrupción e inmovilismo.
Si más abierta y pública, más transparente y fuerte.
Y de esas estamos necesitados todos. Sobre todo, los que no tienen otras que les defiendan, otras con que defenderse.
Por eso, de haber seguido allí me habría enorgullecido contarme entre los casi tres millones de ciudadanos -afiliados y no- que acudieron ayer a alguna de las 8.476 secciones de voto en Italia (y el exterior) para elegir al secretario general del PD, el mayor partido político italiano.

Pocas semanas después de que los militantes eligieran mediante voto directo y secreto a los tres candidatos 'finalistas', el número de votantes se ha multiplicado por nueve.
Una respuesta nítida a la desconfianza y a la antipolítica, una respuesta a los que, en lugar de ampliar los espacios para la participación democrática, los atascan y recortan y achican: siempre habrá a mano unos estatutos. Es decir, ese reglamento con el que se disfraza el miedo.
A los míos, en el sentido más amplio, les hablo: no conozco expresión más acabada de la democracia que la que se ejerce votando cuando todos los votos valen lo mismo y todos tienen derecho al voto.
Se trataba de elegir al secretario general del partido. Y se ha roto otro mito, el del derecho sacrosanto reservado a los afiliados (aunque luego los afiliados nunca votaran directamente, que esa es otra).

Me hubiera gustado, lo confieso, darme el gusto de votar. Aunque no haya ganado el que yo prefería (cosa que no extrañará a quienes más me conocen).
El nuevo, por cierto, acaba de anunciar la composición de la nueva Secretaría: cinco hombres, siete mujeres. Piensa que la estricta paridad no le sienta bien a la igualdad.

Uno de los 'derrotados' decía que seguirá trabajando. ¿La razón?: que 'la izquierda no solo tiene una vieja historia que contar, sino una historia nueva enteramente por escribir'. Dicho así, y en italiano, los nuevos tiempos prometen.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

costuras

Un poema se puede desarmar hasta llegar a verle las costuras.
Lo confiesa el poeta en el día de su premio. Y nos confía, además, que como profesor lo evita.
¿Teme, por caso, una profanación? ¿o no quiere, sencillamente, dedicarse a preparar nuevos hilvanes?


Não sei onde estás, se falas
ou se apenas olhas o horizonte,
que pode ser apenas o de uma
parede de quarto. Mas sei que
uma sombra se demora contigo,
quando me pergunto onde estás:
uma inquietação que atravessa
o espaço entre mim e ti, e
te rouba as certezas de hoje,
como a mim me dá este poema.

Nuno Júdice
, de O Movimento do Mundo.

lunes, 18 de noviembre de 2013

(in)condicionales

Como el otro Pablo, yo pisé las calles que ayer volvieron a votar de nuevo. Y me detuve a llorar -hermosa, sí, como pocas, la plaza liberada- por los ausentes, los de entonces. Tributo obligado a los que amaron tanto, a los que tanto lucharon.
También hoy todos los caminos llevan a Chile. Por Santiago anda Bea, dice que aprendiendo, y en sus calles presiento el eco de los pasos de Matilde (a La Chascona le dejé mis versos, por si allí los miraba), el mismo casi de aquellos otros que pasearon libres La Alameda una tarde de fiesta y esperanza, cuando entonces.
Caminos que se cruzan y se ensanchan. Y los veo en Gloria, la hermosa historia de un intenso amor fuera del tiempo, donde se dicen los versos de Claudio Bertoni que aquí traigo.
 
me gustaría ser un nido si fueras un pajarito
me gustaría ser una bufanda si fueras un cuello y tuvieras frío
si fueras música yo sería un oído
si fueras agua yo sería un vaso
si fueras luz yo sería un ojo
si fueras pie yo sería un calcetín
si fueras el mar yo sería una playa
y si fueras todavía el mar yo sería un pez
y nadaría por ti
y si fueras el mar yo sería sal
y si yo fuera sal
tú serías una lechuga
una palta o al menos
un huevo frito
y si tú fueras un huevo frito
yo sería un pedazo de pan
y si yo fuera un pedazo de pan
tú serías mantequilla o mermelada
y si tú fueras mermelada
yo sería el durazno de la mermelada
y si yo fuera un durazno
tú serías un árbol
y si tú fueras un árbol
yo sería tu savia y correría
por tus brazos como sangre
y si yo fuera sangre
viviría en tu corazón.

jueves, 14 de noviembre de 2013

basura, desprecio y burla

Nacho Villa, el mercenario director de la televisión de Castilla-La Mancha -pública por la procedencia del dinero con que se costea-, soberbio como la dueña a la que sirve, hace tiempo ya que decidió no servir a la verdad sino servirse de todos nosotros para incrementar, él, su patrominio de dineros e ignominia y, de paso, el nuestro de asombro a punto casi ya casi de rebosar y rendirse ante la reiteración y la rutina.
Llamado a dar cuenta de su última ruindad, una fechoría en toda regla atentatoria contra las más elementales reglas de la ética -y de la estética- profesional (ese atrezzo inmoral del utillaje de los carniceros, con máquina de picar carne incluida, para ilustrar el repugnante asesinato de una mujer) aprovecha para hacer ostentación -como todos estos, sin complejos- de su burla y su desprecio por la democracia. 'Mándenme un sicario, un matón, para que me pegue una paliza', parece que fue su gallarda respuesta a los diputados que le pidieron explicaciones.
Porque estos, y los que los ponen donde están, han decidido no reconocer ya que la soberanía reside en los que preguntan y no en los obligados a responder. Que, en lugar de dar cuentas, han optado por la provocación del bravucón y por el desprecio. Los mismos que decidieron que los diputados de aquí no merecen sueldo, y quieren ahora añadirles la humillación del desdén y de la burla.

De nosotros depende pararlos. Por una simple cuestión de dignidad. Por higiene democrática.

jueves, 7 de noviembre de 2013

centenario

'Nadie es lo bastante grande para semejante vocación. Sin embargo,  en todas las circunstancias de su vida, obscuro o provisionalmente célebre, aherrojado por la tiranía o libre para poder expresarse, el escritor puede encontrar el sentimiento de una comunidad viva, que le justificará sólo a condición de que acepte, tanto como pueda, las dos tareas que constituyen la grandeza de su oficio: el servicio a la verdad, y el servicio a la libertad. Y puesto que su vocación consiste en reunir al mayor número posible de hombres, no puede acomodarse a la mentira ni a la servidumbre porque, donde reinan,  crece el aislamiento. Cualesquiera que sean nuestras flaquezas personales, la nobleza de nuestro oficio arraigará siempre en dos imperativos difíciles de mantener: la negativa a mentir respecto de lo que se sabe y la resistencia ante la opresión.' 

A. Camus, Discurso de aceptación del premio Nobel, 10 de diciembre de 1957

martes, 5 de noviembre de 2013

amigo

Es hoy uno de esos días en que se cruzan y envuelven noticias, sentimientos y recuerdos. Un día que se suma al sufrir común de tantos días de un vivir aciago.
Sube -de nuevo- el paro, y hay terremoto, bien que pequeño, en Madrid.
Un ministro engreído y bufón, que dicen titular de educación y de cultura, se afana ahora en borrar de la memoria a Erasmus, el programa que ha hecho europeos a cientos de miles de jóvenes.
Y algunos recuerdan a Cernuda, tal vez para no dejar que nos habite el olvido.

Pero es este un día noviembre, de despedidas y adioses. Muchos ya que nos dejó Pedro, en esa misma fecha que ha elegido para irse, tan quedamente, el padre del amigo. Como si le urgiera el silencio.

El amigo  

Los lugares idénticos parecen,
las cosas como antes,
mas él  no está, ni la luz ni las hojas,
y en esta calma hacia el final del año
llevas la soledad por toda compañía.

Es grato errar afuera,
ir con tu sombra, recordando
lo pasado tan cerca en lo presente,
crecida ya su flor sin tiempo.
¿Es ésta soledad si así está llena?

El mediodía ahora, con su cielo
que se acerca velado
al río de aguas ciegas,
vuelve hacia ti la historia,
íntimo y silencioso como un libro.

En su sosiego crees
que una forma ligera se encamina
dulcemente a tu lado,
como el amigo aquel, cuando las hojas
y la luz, luego idas con él mismo.

Le llamas ido, y no semeja
su vida, transcurriendo a la distancia,
espectro de la mente hoy,
sino vida en la tuya, entre estas cosas
que le vieron contigo.

Negado a tu deseo, hallas entonces
que si tocas tu mano es con su mano,
que si miran tus ojos es con sus ojos,
y tu amor en ti mismo
tiene cuanto le dio y en él perdiera.

No le busques afuera, Él ya no puede
ser distinto de ti, ni tú tampoco
ser distinto de él: unidos vais,
formando un solo ser de dos impulsos,
como al pájaro solo hacen dos alas.

Luis Cernuda, de Vivir sin estar viviendo, en La realidad y el deseo.

lunes, 28 de octubre de 2013

luna fría


AL FINAL DEL DÍA

La casa entera se ha quedado en silencio.
A esta hora también la calle está vacía.
Muchas veces, así, cuando ya duermen todos,
me imagino que soy, bajo la luna fría,
el único que queda despierto, el único
que sigue revinando junto a la mesa limpia
todo lo que nos dicen que nos va a suceder
cuando mañana el sol nos ofrezca otro día.

Mientras dormimos guardamos la cabeza en una caja
y la cerramos para no escuchar el viento.
Pero quien vela lo oye, y también oye el agua
y los fusiles y las balas y además los lamentos
y sabe la injusticia y sabe la miseria
y no puede olvidarse del vecino violento
ni de la pobre chica que hoy se ha suicidado
porque la vida ha roto cada uno de sus sueños.

Ahora que la casa se ha quedado en silencio
y solo yo repienso lo que nos dio la vida,
vienen a estar conmigo los amigos, las voces
conocidas, y hay días que también desconocidas.
Mi corazón de noche se nutre de los sonidos
que mi mente fabrica igual que las abejas
van fabricando en el panal su cera blanca.
Mi corazón es tierra sembrada de recuerdos.

De noche, cuando todos disfrutan de sus sueños,
ante mí se levanta la imagen de mí mismo,
como si un gran espejo me mirase,
y con voz alta dirigiera sus palabras.
A veces, inflexible, me juzga y al ver mi cobardía
me condena a la tristeza perpetua.
Otras veces se calla, me mira, se me acerca,
me abraza como un hermano. Y llora.

Fernando Ruiz de Osma Delatas, en Malos tiempos.
(más aquí)

domingo, 27 de octubre de 2013

fosc

Los encontré escritos en la pared, dibujados por Paula Bonet. Quise saber más, y los busqué hasta encontrarlos en La chica de las pecas. Sílvia, se llama.
Y me gustaron.


Cada un dels dos carrega aquesta pena
que ve de l'altre, i no sap què fer-ne.
L'amor potser és això.
I enyorar-te
en el vidre -més fosc cada vegada-
d'un hotel on no sé per què he vingut.
Potser només per estar lluny de tu.



Cargamos, los dos, con esta pena
que nos viene del otro, sin saber qué hacer con ella.
Quizás el amor sea eso.
Y añorarte
en el espejo -cada vez más oscuro-
de un hotel al que no sé por qué he venido.
Tal vez solo por alejarme de ti. 


Paula Bonet, trabajo en la pared

miércoles, 23 de octubre de 2013

otoño eléata

RENUNCIA a todo y sé
menos que nada.

Esta lluvia, primera
del otoño,
te hace ver que la nada
ya está en ti.

Que esto no te impida
apreciar la belleza
de un mundo que no es.


José Corredor-Matheos, en Sin ruido, 2013.

sábado, 5 de octubre de 2013

clausuras

'Años y años buscando decir mejor y ahora apenas importa si la página está peor o mejor escrita. Ahora lo que cuenta, lo que se ve, es cómo será el intrigante final de la novela y muy poco la calidad de sus líneas. Las líneas que algunos de nosotros trazábamos con los cinco sentidos, ahora solo poseen el sentido de raíles para viajar por la trama y a cuanta mayor velocidad mejor. La perfección de la escritura es una antigualla lentificadora que solo compartimos los viejos veteranos. Pero además, si se muestra una evidente perfección en una obra de arte es señal de que no se está al día. Excepto en algunos productos audiovisuales de alta velocidad de paso, lo otro, las ofertas para la contemplación y delectación, ha perdido el tren, por despacioso.
Toda meditación, toda reflexión, todo pensamiento suelen parecer demasiado largos y morosos. Frente a la meditación la intuición, frente a la reflexión la acción, frente al pensamiento el movimiento. Pero no voy a empeorar las cosas lamentando mucho estos cambios. Los cambios cambios son. Y toda evolución, se dice, es para mejor. O sea que estábamos en lo peor y gracias a Dios ya no servimos prácticamente para nada.'

Vicente Verdú, Escritores gravemente heridos, EL PAÍS, 5 de octubre de 2013

jueves, 3 de octubre de 2013

trabajo

Ha ido hasta Japón para jactarse -él, sí, el ignorante insulso impávido de la enorme rosa- de cómo se han reducido los salarios en España desde que él (hace como que) gobierna*. Un hito, se dice satisfecho, en el camino que tiene como meta no solo la derrota sino la humillación pública y el escarnio de los sindicatos, reducidos el trabajo y los trabajadores a mera y sola mercancía. Y mercancía barata.
Es el designio, preciso y sin ambigüedad, de este mandado. Poner de rodillas a las clases trabajadoras, las que no tienen más capital que su (fuerza de) trabajo, las que tienen en el trabajo su dignidad más esencial, su humanidad.
¿Ha sabido alguna vez el hombre plasma de la sonrisa boba que el trabajo -bien es verdad que el no alienado- es fundamento de la democracia, elemento emancipador, fuente creadora de ciudadanía y de derechos?
Él, como los suyos -y, ¡ay!, no pocos de los nuestros- solo ven en el trabajo mercancía que mejor si se compra barata, un coste en las cuentas, un elemento, una pieza, una máquina, un apéndice en el proceso de producción. Han ¿olvidado? que el trabajo produce y crea el mundo, acrece y cambia la realidad, crea conciencia que transita del yo al nosotros, hace sociedad y, junto al lenguaje, hace al hombre hombre (inclúyase aquí la mitad del cielo, mujeres y trabajadoras)
El trabajo que no quieren como fuente de emancipación y libertad sino precario, flexible, privado (que es, a la vez que contrario de público, lo que ha sido privado de elementos que lo constituyen), reducido a un asunto particular entre el trabajador que se ofrece (y vende) y el comprador que ya no quieren que se conozca como lo que es (patrono, de padrone: amo o dueño) y lo llaman por eso emprendedor. Como en ese vértigo hacia atrás que llamábamos franquismo donde el lenguaje de la dictadura había hecho desaparecer de la realidad oficial a los trabajadores, reemplazados todos en aquel imaginario estúpido y sanguinario por fieles productores desfilando en el Bernabéu al paso alegre de la paz.
Ignora el ignorante que el trabajo es elemento fundante de la democracia. Que si aquel se debilita, la democracia mengua y es menos.
Lo que no dicen las crónicas es si también le han puesto precio a la democracia**. Porque de riesgos entienden lo justo: tal vez no más allá de los puntos básicos que alcanza en los mercados hoy la prima.


* También para decir que 'los temores sobre Fukushima son infundados', sin que hasta el momento sepamos si incluyó baño en esas aguas de nuevos Palomares.
** Este del que hablamos tiene contado que a él la democracia le pilló estudiando. Casi una sorpresa.




ofrécese


lunes, 30 de septiembre de 2013

colores


De vez en cuando sueño.

O, mejor decirlo así,
           a veces
tengo un sueño.
Sueño
con limones rojos unos días
con sandías azules algunas madrugadas
qué más da
si lo que importa no es el qué
                                                 sino el color.
El color en que te sueño.

Son peces otros días
y ríos
los que corren por mis sueños
y el reguero de la huerta con mi abuelo
su frescor recién alzado el día
y un barquito de caña navegando
hacia el remanso de tus ojos.
Sueños de agua clara con un velero verde
y cielo azul:
del fresquito azul de la mañana.

Te sueño a ti también
sueño contigo
de a veces, y a menudo
al atardecer cuando la tórtola calla
paciente tú y pronta 
                                   muda inquieta hendida
lunar y sola.
                         Y nos reímos sin pudor
y sin recato celebramos lo profundo y carmesí
de tu suspiro.



miércoles, 21 de agosto de 2013

el agua, bien común

‘Público’, lo contrario de ‘secreto’.

La lectura es siempre provechosa. También en verano. Sobre todo cuando uno recupera acepciones olvidadas de palabras que algunos quieren que pasen al olvido. Por ejemplo, que lo contrario de ‘público’ no es solo ‘privado’ sino más bien ‘secreto’. Frente a lo que es notorio y claro -por ser público y de todos-, lo oculto, lo que es asunto y negocio de solo unos pocos. Sobre todo, negocio.
Hasta ahora -y estoy seguro de que lo seguirán siendo- las aguas de Alcázar han sido públicas desde el día en que unos concejales decidieron que el pueblo comprara con sus dineros -los del pueblo, no el de los concejales- la que era entonces una sociedad privada que se encargaba de captar, distribuir y cobrar el agua que usaban -aunque no todos- los alcazareños. Hicieron pública una empresa que no lo era. Pública, es decir, de todos. Pública, es decir, sin ocultación ni secretos.
Resultaron más previsores en la defensa de los intereses de su pueblo aquellos concejales predemocráticos (y los que vendrían luego -elegidos ya por la ciudadanía- a propiciar lo que hoy se conoce como propiedad social con la participación en las decisiones sobre las aguas de los trabajadores y los propios vecinos) que estos once de ahora que, contra toda lógica y razón, y contrariamente a lo que prometieron cuando buscaban el favor y el voto de sus vecinos, han acordado expropiarnos de lo que es nuestro -por ser público y de todos- para vendérselo a quien ellos solos -¡ay, el secreto!- saben.
Porque el resto (de concejales y de ciudadanos) no sabemos ni a quién, ni por cuánto, ni por qué ni para qué ni a cambio de qué. Tampoco con qué legitimidad pretenden decidir por todos nosotros sin contar con ninguno de nosotros. Porque ninguno, al menos que yo sepa, estamos en el secreto.
La obligación de quienes gobiernan es servir a quienes han delegado temporalmente en ellos la gestión de los asuntos comunes, también a quienes no escogieron la papeleta con sus nombres. Han llegado para servir, y no para servirse del cargo. Para salir de él como entraron, sin llevarse entre las manos más que la experiencia recibidada y, de acertar, el reconocimiento de sus vecinos. Y tienen la obligación de dar explicaciones, de responder a las preguntas, de contar sus intenciones y de contar con los vecinos, porque no hay interés mayor ni superior que el bien común de sus conciudadanos. Para ganarse así la condición de gobierno público, y no secreto.
Y es precisamente de un bien común (tuyo, y mío, y de aquel… es decir, de todos y de cada uno) del que nos quieren expropiar, el que nos quieren expoliar. ¿Acaso para mejorar el servicio, para depurar más y mejor, para bajar el precio, para reducir y racionalizar el consumo, para evitar pérdidas en la red, para invertir en procesos que añadan calidad, para mejorar las condiciones laborales y salariales de los empleados…?
Si es eso lo que persiguen, yerran en la decisión. Porque en ningún lugar del mundo ha ocurrido tal cosa, sino más bien la contraria, con la privatización y venta de las aguas públicas. Porque Aguas de Alcázar es un ejemplo de solvencia técnica y económica, y así lo reconocen nacional e internacionalmente los que saben de esto. Porque es una empresa rentable.
¿Cuáles son, entonces, las razones? En el pleno del Ayuntamiento al que asistí no oí ninguna. Ninguna, al menos, convincente. Y mi extrañeza fue a más al escuchar que las cuentas de la Empresa pasan de unos beneficios moderados a unas pérdidas cuantiosas ¡de un año para otro! ¿Porque se ha consumido menos agua, o no se han pagado los recibos, o hay deudas sin pagar a los proveedores? No: porque, al parecer, el Ayuntamiento -que es el único acreedor y debería saber que la administración desleal es un delito- ha optado por cambiar los plazos de esa deuda consigo mismo y no abonar trabajos hechos por la empresa. Es decir, que parece haber obrado deliberadamente para que entre en pérdidas.
En cualquier caso, a los gestores les corresponde mejorar la gestión de lo que se traen entre manos. Vender es la salida -falsa y fallida- de los malos gestores, y el reconocimiento de su incompetencia. Y privatizar (hacer que pase a manos de unos pocos lo que es de todos) es, en materia de agua, ir contra corriente, cuando hoy en todo el mundo, y especialmente en Europa, está revirtiendo a manos públicas lo que en decenios pasados se privatizó. Cuando se ha extendido con más claridad que nunca el principio de que el agua, un bien imprescindible para la vida, es un derecho básico y universal que a todos se debe garantizar y que, por ello, debe ponerse al resguardo de los intereses económicos.
Los ciudadanos de Alcázar, tantas veces en la vanguardia, no nos podemos permitir ir con el paso cambiado y retroceder un siglo. No queremos dejar de ser ciudadanos para convertirnos en clientes. No queremos que el agua, un bien esencial, se convierta en una mera mercancía.
Porque de eso, del agua como mercancía y como negocio, es de lo que estamos hablando. Más allá de eufemismos y de porcentajes engañosos, hasta el más ignorante sabe que un inversor privado -¡qué gran ocasión, la crisis, para los amos del dinero!- no acude allí donde no hay beneficio. Y el beneficio sólo se puede obtener de dos maneras: o reduciendo costes (abaratando el empleo, reduciendo plantilla, bajando la calidad, no renovando la red…) o aumentando precios (la experiencia más reciente en España, la de un incremento de entre el 10 y el 40%), o combinando ambas operaciones.
El del agua es un mercado seguro, de demanda garantizada porque sin agua no podemos vivir, y sin competencia ¿Tan difícil de entender es que esos beneficios asegurados se nos ‘sustraerían’ -por no emplear otro verbo- a los ciudadanos para hacer que se los lleven otros?, ¿y no será mejor que sigan siendo públicos, de todos?  ¿A quiénes interesa esa trasferencia tan grosera?, ¿qué ganarán con ella?
No a los alcazareños, con total seguridad. Y todavía quiero creer que tampoco a su alcalde, que entiendo que no quiera pasar a la historia de su pueblo por dejar un Alcázar más pobre y con menos recursos que el que se encontró. Por eso le pedí públicamente, y ahora se lo reitero, que reflexione y rectifique, que se ponga del lado de sus vecinos y paralice la venta de las aguas.
Solo un consejo final (la edad me permite, creo, esa licencia). Nunca hasta ahora en nuestro pueblo, ni siquiera en los momentos económicamente más difíciles, la derecha democrática más responsable ha sido favorable a una operación como esta, pero sepa el alcalde que si no cuenta con la suficiente autoridad o el respaldo necesario entre los más radicales de los suyos para pararla, sí los encontrará entre los ciudadanos y ciudadanas responsables de Alcázar de San Juan que seguimos confiando en lo público y no nos fiamos de los amigos del secreto.
Lo tiene usted fácil. Opte por la trasparencia, y pregúntenos.  


miércoles, 14 de agosto de 2013

palabras

Un diario italiano realiza estos días una encuesta para -en un intento de entender las viejas y nuevas razones para ser y pensar 'a la izquierda'- buscar las palabras que definan a una nueva izquierda frente a la izquierda -dicen de la de allí, pero en todos sitios cuecen habas- extraviada, confusa, ausente.
Te propongo que, de entre las siguientes, elijas -si es que quieres- las tres que más te representan.
Porque es necesario volver a 'decir algo de izquierdas'.

derecho
libertad
dignidad
fraternidad
trabajo
moralidad
equidad
igualdad
redistribución
amabilidad
escuela
solidaridad
bienestar
reformismo
paz
cambio
sueño
progreso
fantasía
responsabilidad
interculturalidad
medio ambiente
ironía
memoria
laicidad
tolerancia
bienes comunes
legalidad
resistencia
democracia
coraje

jueves, 27 de junio de 2013

500





 Kimberly McCarthy, 52 años. Pobre, mujer y negra. Asesinada. Legalmente asesinada.
En Texas, y 2013.
500 ejecuciones desde 1982.
Vergüenza y asco.

domingo, 23 de junio de 2013

alma

Hoy he visto cómo los primeros calores agostan las flores de primavera y las espigas.
Y he sabido finalmente qué es el alma: la sonrisa de Amanda en sus fotos, y su recuerdo.

El alma es eso. Todo lo que nos queda.

domingo, 9 de junio de 2013

escribir

He escrito de lo oscuro, de la desolación de la mirada
y del deseo, que se eleva inútil para morir vacío.
He escrito del miedo,
del dolor de una tarde que se pierde sin rumbo,
del cuerpo que se niega.
De todo esto he escrito, y más si me dejaran
cuando hubiera querido simplemente no escribir,
sino quizá vivir y ser amada
y encontrar en los cuerpos amados un refugio seguro
donde contar que el tiempo acaricia suavemente.
Y no querría escribir de nada más,
sino enroscarme en tus piernas,
descansar en tu vientre
y morir, puesto que hay que morir,
sabiendo que he vivido,
con un conocimientos exacto del gozo y del placer
-de la alegría-.
Y sin embargo escribo, a mi pesar, lo reconozco,
y seguiré escribiendo mientras viva
porque no tengo aliento más audaz ni más lejano,
ni tengo abierto otro canal hacia la vida.

B. Gimeno

jueves, 6 de junio de 2013

tate

sunny picture

Es tímido el sol de Londres.

Le cuesta asomarse entre las nubes
tan protagonistas ellas
y tan presumidas.
Es tímido el sol allí, y solitario.

Es de azul pálido y gris este Londres de ayer.
Por eso necesita
el doble manchón rojo del bus
y el gorro del soldado firme y fanfarrón
el verdear sinfín y sin cerrar de las praderas
donde convocan al sol las muchachas tumbadas de zapatillas abiertas
y caderas anchas.

A las chicas de Londres no les gustan las nubes
presumidas
permanentes
protagonistas.

Son solo cuatro y descansan en el banco frente al rio.
Hacen planes quizás. Es viernes
y el tiempo es bueno
un momento propicio -como tantos- para el amor
y la fotografía.
No encaminarán, que no, sus pies ligeros a la Tate
tras atracar en todas las Itacas:
poesía y sueño
redundancia sin más.

Picasso pinta allí mujeres rotundas
derramadas
donde termina el cuenco de su ombligo
poetry and dream
y las amasa de colores azules
verdes
rojos
tal que parezcan
-también ellas-
 recatadas.

Yo no lo vi pero sé que la niña dibujó a una mujer

y parecías de espuma.
Como aleteo de mariposas blancas.

Hoy sé que no hay lugar para el azar en Piccadilly

y que Londres no es ciudad para corazones solitarios.

miércoles, 5 de junio de 2013

de excelencia

Ellas, y ellos, son ejemplo de la excelencia que el ministro predica. Reciben el justo reconocimiento al esfuerzo y al mérito que el ministro reclama tanto con sus palabras como con sus hechos niega. Su aprovechamiento es innegable.
Diez de ellos le han negado el saludo al ministro encargado de expropiar a la mayoría del derecho constitucional y universal a la educación.
No descortesía, sino coherencia.
Lejos de esconderse, muestran públicamente su desacuerdo. Como el ministro, 'sin complejos'.
¿O se cree el titular del desguace que los excelentes son solo los suyos?



domingo, 2 de junio de 2013

southbank


Tarde de viernes. Paseo con Paula camino de la Tate. Nos esperan en Poetry and Dream

viernes, 31 de mayo de 2013

franca

Los cómicos del mundo entero, la gente de bien, la causa de la libertad, Dario Fo, todos nosotros, un poco más solos. Sin Franca.


*una così grande no necesita traducción. 

jueves, 23 de mayo de 2013

meteco



El griego Moustaki africano de Alejandría, el Georges francés señor de todos los mares, extranjero siempre y nunca (inolvidable métèque), ha muerto hoy para vivir siempre entre los que tanto lo hemos estimado.
Cantamos con él cuando en nuestro y su Mediterráneo 'liberté' ne se dit plus en espagnol, confiados en que siempre nos quedará un hermoso verano sin temor al otoño. Cuando la filosofía, con él, era el más dulce de los sueños. Cuando empezábamos a saber que queríamos ofrecer a los amigos los vinos buenos y los mejores manjares (y tabaco perfumado, y delicadas hierbas), que con ellos uno siempre tiene menos frio y se siente menos solo.
A mi me ha bastado con poder mirar el brillo de sus ojos.

domingo, 19 de mayo de 2013

adioses

Serenata 

 

Ibamos a vivir toda la vida juntos.
Ibamos a morir toda la muerte juntos.
Adiós. 

No sé si sabes lo que quiere decir adiós.
Adiós quiere decir ya no mirarse nunca,
vivir entre otras gentes,
reírse de otras cosas,
morirse de otras penas.

Adiós es separarse ¿entiendes?, separarse,
olvidando, como traje inútil, la juventud.
!Ibamos a hacer tantas cosas juntos!

Ahora tenemos otras citas.
Estrellas diferentes nos alumbran en noches diferentes.
La lluvia que te moja me deja seco a mí.
Está bien: adiós.

Contra el viento el poeta nada puede.
A la hora en que parten los adioses,
el poeta sólo puede pedirle a las golondrinas
que vuelen sin cesar sobre tu sueño.

(Manuel Scorza)

* gracias a Clara A., que me puso hoy sobre la pista de unos versos olvidados.

martes, 7 de mayo de 2013

giulio

 
Andreotti ('el poder es solo facilidad de expresión') se despide esta tarde. No habrá ni funeral de Estado ni capilla ardiente, dice la crónica.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...