domingo, 14 de noviembre de 2010

a ras de cielo (y 2)

(...) La laguna del Rey, asentada en terreno abierto, recoge en la superficie grandes espacios de cielo y provoca efectos atmosféricos. A veces la lámina de agua se riza. Otras veces parece sometida a una ínfima tensión que la mantiene intacta. La laguna Batana, donde en otro tiempo hubo un batán con mazos de batir el cáñamo, es oscura, de riberas tupidas. Entre los matorrales se esconden las ruinas de lo que fue el molino. La sensación es apacible. En sus aguas se bañaban unos niños. Un lado se abría con una pequeña media luna arenosa. En el lado más inaccesible, la superficie del agua parecía rizarse como si recibiera la vibración de un eco. La carretera se va estrechando hasta convertirse en poco más que un camino de servicio. Se suceden los merenderos y casas de recreo, pero el conjunto del paraje no parecía haber perdido cierta pureza original, inducida por el silencio del agua, la magnífica calidad de los juegos de luz, el reposo algo melancólico de los lugares donde la estación de veraneo ha concluido. La laguna de la Lengua, alargada, de aguas verdosas, translúcidas, del color de la fluorita, se encuentra en una hondonada. Las riberas estériles y escarpadas se levantan dos o tres metros sobre el nivel del agua formando un foso blanco, cuyo reflejo simétrico tiene los contornos de un castillo fantástico que la brisa hace temblar y desmorona. Más arriba, siguiendo el escalonamiento natural de las lagunas, se llega a los lugares donde el agua se vierte en cascadas y escorrentías para pasar de una laguna a otra. Entre aquellos bosques y jardines, entre los merenderos sin clientes y las villas con habitantes rezagados, se respiraba el apaciguamiento de los caminos sin salida cuya riqueza consiste en ofrecer lo que el visitante pueda haber llevado consigo sin saberlo. Entre los chopos y el agua venían a la memoria las frases del Génesis sobre el jardín del Edén, donde se oían los pasos de Dios paseando por el jardín a la hora de la brisa.

(Manuel de Lope, Iberia. La puerta iluminada)

2 comentarios:

  1. En esos parajes ha pasado días inolvidabls de espárragos y cardillos.

    ResponderEliminar
  2. Amigo: encantado de encontrar a un vallecano de adopción.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...